Diferencias entre estudiar un master online y off line

La vida es la suma de una serie de decisiones que nos llevan a ser lo que somos: todo depende en gran medida del camino que se tome. En los estudios y en la vida profesional esta regla también se aplica y son nuestras decisiones las que nos llevan a diferentes puertos.

Desde el momento que se elige qué carrera estudiar, hasta el punto donde se decide si hacer un postgrado o no, las decisiones importan. Y cuando se va a estudiar un master, más todavía. Son muchos aspectos que, de ser dejados al azar, solo pueden llevar a la frustración profesional.

Elegir el master correcto puede ser la diferencia entre una carrera mediocre y una exitosa. Pero no solo eso, decidir entre estudiar un master online o uno offline también es importante.

Estas son dos modalidades que marcan la educación actual, debido a la influencia de las nuevas tecnologías y la Internet. La enseñanza actualmente se debate entre estos dos mundos, uno más tradicional y otro más futurista.

¿Cuáles son las diferencias entre estudiar un master online y un master offline?

Son muchos los puntos en común que tienen ambas modalidades, pero también son muy marcadas las diferencias. La primera se deduce de los nombres: estudiar un master online es a través del ciberespacio y estudiar un master offline (comúnmente llamado presencial) implica un contacto más directo y físico entre alumno y profesor.

Los estudios online en general tienen una ventaja muy práctica: tienen muy pocas ataduras. O sea, para estudiar un master online poco importa la ubicación geográfica del estudiante, el horario de trabajo o si prefiere estudiar de día o de noche. Todos estos factores carecen de relevancia, pues con solo tener un ordenador con una conexión a Internet a mano es suficiente.

Por otro lado, la modalidad presencial exige el desplazamiento físico del estudiante hacia una ubicación determinada, radicar en él y cumplir con un horario preestablecido por el centro educativo que imparte el master.

Esta diferencia de flexibilidad también influye en otra diferencia clave: los costos. Estudiar un master online es significativamente más barato que hacerlo de forma presencial. ¿Por qué? Porque son menos los recursos que necesitan la institución u organismo para hacerlo llegar a sus estudiantes.

Otra diferencia importante es la accesibilidad. Si se quiere estudiar un master online en la IE Business School y se vive en Argentina, el estudiante no tendrá que viajar hasta España para poder hacerlo. Pero si por el contrario escoge estudiar un master presencial, tiene que dejar su país. Esto abre todo un abanico que opciones, más allá del país sede de la titulación.

¿Cuál de los dos escoger?

Por supuesto, no todo el mundo se siente cómodo con la decisión de estudiar un master online. Es importante que cada persona que vaya a cursar altos estudios haga una comparativa de ambas modalidades y escoja luego la que mejor se ajusta a sus necesidades y deseos.

Si necesitas de un horario para poder organizarte, si no eres especialmente bueno con las nuevas tecnologías, si prefieres el contacto directo con el claustro de profesores y el resto de los estudiantes y vives en el mismo país o ciudad que la Universidad a la que aspiras, pues entonces deberías valorar la modalidad presencial.

Si en cambio tienes una buena capacidad de organización y motivación, si tienes un horario poco flexible con el trabajo y no puedes dejarlo, quieres ir a tu ritmo y te relacionas bien con la tecnología, entonces los estudios online son para ti.